miércoles, 7 de enero de 2015

Buena Convivencia Familiar. 1 Corintios 11

La sociedad cada vez está más descompuesta. Violencia, maltrato, abusos etc. El estado se preocupa mucho por tomar correctivos, hacer más centros penitenciarios, endurecer la ley para los criminales. Etc. Podemos ver que el estado en su afán por mejorar la convivencia en la sociedad gasta mucho dinero, pero no invierte un solo peso en restaurar familias que son el centro de la sociedad.
Para Jesucristo y las sociedades avanzadas la familia es lo más importante. Jesús y sus discípulos eran una familia. Lucas 8: 21 “El entonces respondiendo, les dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios, y la hacen.
Si queremos restaurar la sociedad debemos comenzar restaurando la familia. Las familias somos como ríos y la sociedad como el mar donde desembocan todos los ríos.
Familias descompuestas el resultado es una sociedad descompuesta. Familias felices el resultado será una sociedad feliz.
Como tener una buena convivencia familiar.
1. Se Ejemplo. No impongas las cosas enséñalas a través de ser ejemplo. V 1 “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” las personas aprendemos más de lo que vemos que de lo que oímos.
2. Sometiéndonos los unos a los otros. V 3 “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo.” no se trata de quien manda a quien lo importante es que capacidad tenemos para ponernos de acuerdo con los demás en las cosas que estamos haciendo.   Efesios 5: 21 “Someteos unos a otros en el temor de Dios.
3. No Adquiriendo malas costumbres. V 4-5 “Todo varón que ora o profetiza con la cabeza cubierta, afrenta su cabeza.  11:5 Pero toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta, afrenta su cabeza; porque lo mismo es que si se hubiese rapado.” en ese entonces las mujeres prostitutas se daban a conocer por su cabeza rapada. Por lo tanto en la iglesia era mal visto que las cristianas hicieran lo mismo.
4. Entendiendo que todos somos iguales ante Dios. V 11-12 “Pero en el Señor, ni el varón es sin la mujer, ni la mujer sin el varón;  11:12 porque así como la mujer procede del varón, también el varón nace de la mujer; pero todo procede de Dios.” esto no quiere decir que no tengamos límites.
5. Conservando la identidad de cada uno. V 14-15 “La naturaleza misma ¿no os enseña que al varón le es deshonroso dejarse crecer el cabello?  11:15 Por el contrario, a la mujer dejarse crecer el cabello le es honroso; porque en lugar de velo le es dado el cabello.” Hoy en día es fácil encontrar muchos hombres con manías de mujer y muchas mujeres con manías de hombre.
6. No siendo contenciosos. V 16 “Con todo eso, si alguno quiere ser contencioso, nosotros no tenemos tal costumbre, ni las iglesias de Dios.” El estar siempre a la defensiva y discutir por todo se puede convertir en una mala costumbre.
7. Buscando un Tiempo para compartir juntos. V 17 “Pero al anunciaros esto que sigue, no os alabo; porque no os congregáis para lo mejor, sino para lo peor.”  No lleves trabajo a tu casa que puede ser el único momento que tienes para compartir con los tuyos.
8. Buscando Propósitos juntos, cosas en común. V 18 “Pues en primer lugar, cuando os reunís como iglesia, oigo que hay entre vosotros divisiones; y en parte lo creo.
9. Aprendiendo a resolver conflictos. V 19 “Porque es preciso que entre vosotros haya disensiones, para que se hagan manifiestos entre vosotros los que son aprobados.”  A un verdadero amigo se lo conoce en momentos de conflictos ahí es cuando saca a relucir todo lo que en verdad hay en su corazón.
10. Honrando la casa de Dios y honrado nuestra casa. V 20-21 “Cuando, pues, os reunís  vosotros, esto no es comer la cena del Señor.  11:21 Porque al comer, cada uno se adelanta a tomar su propia cena; y uno tiene hambre, y otro se embriaga.” la hora de la cena debería ser el momento más hermoso en el cual podemos conocernos y unirnos en amor.
Muchas personas tienen el comedor solo como de adorno o cuando llegan visitas porque los miembros de la familia cada uno almuerzan en su habitación o le rinden culto al dios televisor y nadie puede hablar.
11. Compartiendo de manera no egoísta. Ayudándose de los unos a los otros. V 22 “Pues qué, ¿no tenéis casas en que comáis y bebáis? ¿O menospreciáis la iglesia de Dios, y avergonzáis a los que no tienen nada? ¿Qué os diré? ¿Os alabaré? En esto no os alabo.

El secreto de la felicidad es poder tener una buena convivencia es decir tener la capacidad de soportarnos, entendernos y ayudarnos cada vez que nos necesitemos.
>