miércoles, 25 de marzo de 2015

La Función de un Padre. Salmos 144-145

La función de un buen padre es mucho más que tan solo criar a una persona, un padre es el encargado de formar personas, los futuros padres y miembros de una sociedad dependen de la formación que el padre pueda dar.
La función del padre es entrenar a sus hijos para que puedan lograr el éxito en su vida. Jehová es nuestro Dios y nuestro padre y el más que estar interesado en darnos todo lo que le pidamos él quiere prepararnos para ser unos triunfadores. David era agradecido con Dios porque el si lo preparaba para ser un triunfador. 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;
Funciones de un buen padre.
1. Acompañarlos en sus procesos de desarrollo y crecimiento. 144: 12 “Sean nuestros hijos como plantas crecidas en su juventud, Nuestras hijas como esquinas labradas como las de un palacio” una planta necesita más que tan solo plantarla en buena tierra. Se necesita desyerbar, abonar, limpiar. Etc.
2. Corregir de manera correcta. 145: 8 “Clemente y misericordioso es Jehová, Lento para la ira, y grande en misericordia”  para corregir no se necesita maltratar, la verdadera corrección es orientar. Para esto se necesita mucha paciencia.
Muchos padres de hoy se han vuelto complacientes en todo y han perdido la autoridad. Ya no corrigen ahora alcahuetean. Proverbios 29: 17 “Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma
3. Estar listo para levantar cuando alguien cae. V 14 “sostiene Jehová a todos los que caen, Y levanta a todos los oprimidos” nuestros hijos se pueden equivocar pero ellos deben saber que aun en esos momentos pueden contar con nosotros para ayudarlos a levantarse y seguir adelante.
4. Proveer. V 15-16 “Los ojos de todos esperan en ti, Y tú les das su comida a su tiempo, Abres tu mano, Y colmas de bendición a todo ser viviente” un buen padre siempre está pendiente de las necesidades de sus hijos. Estas necesidades no necesariamente deben ser económicas. Muchos de nuestros hijos más que nuestra billetera necesitan de nuestro amor, de nuestros abrazos y palabras de consuelo.
Si alguien dice que es hijo de Dios pero no provee para los suyos es una vergüenza delante de Dios. 1 Timoteo 5: 8 “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.
5. Ser Justo. Es decir debe tener la capacidad de dar a cada quien lo que merece. V 17 “Justo es Jehová en todos sus caminos, Y misericordioso en todas sus obras.” esto también quiere decir que como padres no debemos tener preferencia por alguno de nuestros hijos. Nuestro amor y protección debe ser para todos.
6. Estar cerca de nuestros hijos cuando nos ellos nos necesitan y aun cuando ellos parecen no necesitarnos. V 18 “Cercano está Jehová a todos los que le invocan, A todos los que le invocan de veras.” Busca un tiempo para estar con ellos. La hora del almuerzo puede ser un momento perfecto. Ve menos televisión y escucha más a tus hijos antes que empiecen a buscar a alguien en la calle que si tenga tiempo para ellos.
7. Mantener un buen dialogo con los hijos. V 19 “Cumplirá el deseo de los que le temen; Oirá asimismo el clamor de ellos, y los salvará” hoy por el afán de la vida muchos padres ya no tienen tiempo para sus hijos bajo el pretexto de trabajar muy duro para ellos.
No tengas afán por tener hijos prepárate para ser un buen padre formador de hijos. Recuerda nuestra misión como padres es entrenar a nuestros hijos para que puedan ser unos triunfadores.
Resultado de imagen para recomienda a tus amigos
>