viernes, 24 de abril de 2015

Formando vidas. Proverbios 29.

La labor de un padre es mucho más que tan solo engendrar a un hijo o de simplemente darle todo lo necesario para su mantenimiento.
Muchas personas creen que ser un buen padre es hacer que a su hijo no le falte nada de lo material. Pero un buen padre no solo se encarga de lo material, un buen padre es aquel que tiene la capacidad de formar. Más que tan solo criar los padres formamos vidas.
Cada vez la paternidad se la asume con menos responsabilidad ya cualquiera se llama padre tan solo porque tiene un hijo.
Como formar vidas.
1. Inculcando la sabiduría. V 3 “El hombre que ama la sabiduría alegra a su padre; Mas el que frecuenta rameras perderá los bienes” una Persona sabia es bueno en todo lo que hace. La sabiduría no se la consigue en cualquier lado, ni la puede dar cualquier persona. La sabiduría la da Dios. Santiago 1: 5 “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada
2. Utilizando la vara cuando es necesario. V 15 “La vara y la corrección dan sabiduría; Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre” si el dialogo o el tratar de convencer con argumentos resulta infructuosos la última opción debe aplicarse…. ¡La Vara! esta opción debe aplicársela con sabiduría y bajo la dirección de Dios para no causar heridas no solo en el cuerpo sino en el alma.
3. Corrige a tiempo. V 17 “Corrige a tu hijo, y te dará descanso, Y dará alegría a tu alma” corregir es mucho más que regañar o dar cantaleta. Corregir es guiar por el camino correcto. Corregir es estar dispuesto a ayudar a quien necesita direccionar su caminar.
Corregir es implementar acciones que nos obliguen a ejecutar lo que tenemos que hacer. Implementa mecanismos para obligar y obligarte a hacer lo que tienes que hacer. V 19 “El siervo no se corrige con palabras; Porque entiende, mas no hace caso
4. No seas ligero en tus palabras. No amenaces a tus hijos con castigos que no vas a cumplir, no utilices amenazas incoherentes o ilógicas. Esto te quitara respeto y autoridad. V 20 “¿Has visto hombre ligero en sus palabras? Más esperanza hay del necio que de él
5. Enseña con tu ejemplo a vivir en paz. Las palabras muchas veces solo pasan o el viento se las lleva, el ejemplo marca el alma de una persona. V 22 “El hombre iracundo levanta contiendas, Y el furioso muchas veces peca.
6. Estimula a vivir en humildad. V 23 “La soberbia del hombre le abate; Pero al humilde de espíritu sustenta la honra” las personas humildes son capaces de reconocer cuándo se equivocan, esto hace que corrijan y lleguen a la excelencia.
7. Enseña a confiar en Jehová. V 25 “El temor del hombre pondrá lazo; Mas el que confía en Jehová será exaltado.” si hacemos que nuestros hijos confíen en Jesucristo sus vidas serán libres de traumas y temores. Solo Jesucristo puede hacernos libres sin caer en libertinaje.
La corrección es el medio que tenemos para restaurar lo que está mal. Corregir no es maltratar, corregir es guiar, es enseñar. Pidámosle a Dios Sabiduría para que aprendamos a ser unos verdaderos padres con el arte de corregir.
>