sábado, 19 de septiembre de 2015

Como Ser un buen Padre. Jueces 13.


Cada día vemos que la sociedad está más descompuesta cada vez más los jóvenes viven en mediocridad y difícilmente podríamos decir que son el futuro del mundo o al menos un excelente futuro. El problema no está en los jóvenes, el problema está en la formación que los padres tenemos sobre nuestros hijos, antes de tener un hijo los seres humanos deberíamos preguntarnos como lo voy a criar. Esta fue la preocupación del papá de sansón. V 8 “Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer.

Como ser unos buenos Padres.
1. Pidiendo la orientación de Jesucristo. Solo él puede ayudarnos. V 8 “Entonces oró Manoa a Jehová, y dijo: Ah, Señor mío, yo te ruego que aquel varón de Dios que enviaste, vuelva ahora a venir a nosotros, y nos enseñe lo que hayamos de hacer con el niño que ha de nacer.
2. No teniendo hijos al azar. O sin planificación. V 3 “A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo.” el nacimiento de sansón no era obra de la casualidad.
3. Siendo ejemplo, y modelo. V 4 “Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda.” muchos jóvenes tienen hijos cuando todavía no han moldeado su vida.
4. Teniendo un Propósito para su vida tanto en lo espiritual como en lo secular. V 5 “Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos.” Antes de procrear a tu hijo ya te has puesto a pensar que crees que él será en el futuro.
5. Saber qué hacer para cumplir con ese propósito. V 12 “Entonces Manoa dijo: Cuando tus palabras se cumplan, ¿cómo debe ser la manera de vivir del niño, y qué debemos hacer con él?” no basta con tener los mejores deseos para nuestros hijos es necesario saber que vamos hacer para que se hagan realidad.
6. Proveyendo para todo lo necesario. 1 Timoteo 5: 8 “porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo.” no puedes tener un hijo y olvidarte de él. No creas mucho en el adagio popular que dice: “cada niño viene con el pan debajo del brazo”
7. Preparando a nuestros hijos para que ellos tengan excelentes hogares. Tito 2: 4-5 “que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada.” para lograr esto se requiere que nosotros tengamos un hogar excelente recuerda que la mejor forma que tenemos para enseñar es con el ejemplo.
8. Acompañando a nuestros hijos en sus momentos importantes y no dejándolos hasta que ellos cumplan su propósito.  Esto no debe confundirse con sobreprotección. Génesis 28: 15 “He aquí, yo estoy contigo, y te guardaré por dondequiera que fueres, y volveré a traerte a esta tierra; porque no te dejaré hasta que haya hecho lo que te he dicho.
9. Guiándolos y mostrándoles el camino que deben seguir. Salmos 73: 22-24 “Tan torpe era yo, que no entendía; Era como una bestia delante de ti. Con todo, yo siempre estuve contigo; Me tomaste de la mano derecha. Me has guiado según tu consejo, Y después me recibirás en gloria.
10. Entrenándolos para que en la vida puedan triunfar. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;” nuestra labor de padres no es sobreprotegerlos dándoles todo lo que necesitan. Nuestra labor es entrenarlos para que puedan defenderse en esta tierra.
11. Desde pequeños empiézales a delegar funciones. Génesis 2: 15 “Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase.” muchos padres patrocinan la pereza de sus  hijos y engrandes ya no quieren esforzarse para ganarse las cosas.
12. No les evites la corrección cuando fallen. Jeremías 30: 11 “Porque yo estoy contigo para salvarte, dice Jehová, y destruiré a todas las naciones entre las cuales te esparcí; pero a ti no te destruiré, sino que te castigaré con justicia; de ninguna manera te dejaré sin castigo.” la corrección hace parte del cuidar a nuestros hijos. El que ama a su hijo lo corrige. Proverbios 13: 24 “El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige.
Recuerda que la corrección se la debe hacer con amor para no causar daño. Una cosa es la corrección otra cosa muy diferente es el maltrato. Proverbios 19: 18 “Castiga a tu hijo en tanto que hay esperanza; Mas no se apresure tu alma para destruirlo.
13. Ten siempre tiempo para estar con tus hijos. Isaías 41: 10 “No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” no importa cuan cansados estemos siempre saquemos un rato para estar con ellos. Si ahora que son niños no tienes tiempo para ellos no esperes que ellos cuando sean grandes y tu un viejo tengan tiempo para ti.

Engendrar hijos puede hacerlo cualquiera pero responder por ellos y entrenarlos para la vida solo lo hace un verdadero padre y sobretodo un padre que depende de Jesucristo.
>