viernes, 4 de marzo de 2016

La Autoridad de un Padre. Juan 5.



Tener autoridad no es lo mismo que autoritarismo.
La autoridad no se impone la autoridad se ejerce. Nuestros actos de padres es lo que nos da autoridad o nos la quita frente a la dirección de nuestros hijos.
Es muy común encontrar padres de familia que por su forma desorganizada de actuar dicen no tener autoridad moral para corregir. Un padre que es tomador de licor siente que ya no tiene autoridad para corregir a su hijo que está empezando a beber licor.

Como ejercer Autoridad.
1. Siendo ejemplo. V 19 “Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo igualmente.” los hijos terminan haciendo lo que ven hacer a sus padres. Esto no quiere decir que debemos ser perfectos o mostrarnos perfectos delante de nuestros hijos. Cuando nos equivocamos podemos ser ejemplo si nos arrepentimos y corregimos.
Nuestros hijos aprenderán que somos humanos que nos podemos equivocar y que cuando ellos tengan que asumir sus responsabilidades y se equivoquen también pueden empezar de nuevo en lugar de darse por vencidos o derrotados.
2. Instruyendo a nuestros hijos en lo que hacemos. V 20 “Porque el Padre ama al Hijo, y le muestra todas las cosas que él hace; y mayores obras que estas le mostrará, de modo que vosotros os maravilléis.” nuestros hijos un día serán personas de éxito y le darán una buena administración a la herencia que le dejemos si le enseñamos como hacerlo.
3. Dejando que nuestros hijos hagan lo que nosotros hacemos. V  21 “Porque como el Padre levanta a los muertos, y les da vida, así también el Hijo a los que quiere da vida” estas seguro que tus actos son los mejores como para permitir que tus hijos los imiten. Te gustaría que un día tu hijo sea igual a ti en todo lo que haces.
4. Delegando responsabilidades. V 22 “Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al Hijo,” la mejor forma de que alguien llegue a ser persona de éxito es si le empezamos a encomendar pequeñas actividades que lo vayan preparando para las grandes cosas.
El enseñarle a nuestros hijos a que asuman responsabilidades los hace importantes ante los demás. V  23 “para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.
5. Enseñándole A ser Autónomo en sus Decisiones. V 26 “Porque como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo” esto quiere decir que nuestros hijos tienen que aprender asumir riesgos no siempre pueden depender de los demás. Una persona no autónoma por lo general siempre vive de las excusas. Y esto lo convierte en mediocre o incapaz de actuar sin la ayuda de los demás.
Ser autónomo no significa que no debemos consultar a los demás cuando tengamos que tomar decisiones. Un padre de autoridad no impone pero si sugiere como se debe  actuar. V 32, 36 “Otro es el que da testimonio acerca de mí, y sé que el testimonio que da de mí es verdadero, Mas yo tengo mayor testimonio que el de Juan; porque las obras que el Padre me dio para que cumpliese, las mismas obras que yo hago, dan testimonio de mí, que el Padre me ha enviado.
La autoridad no se impone se ejerce se muestra con actos de servicio. Jesucristo mostro su autoridad siendo humilde para servir. La mejor forma de ejercer autoridad es con una vida de ejemplo y formación.
>