lunes, 13 de junio de 2016

Familias muy Felices. Efesios 6

Resultado de imagen para familia feliz dibujo animado

Dios quiere darnos salvación y vida eterna pero también quiere que vivamos bien aquí en la tierra. De nada sirve que anhelemos vivir en el cielo si aquí en la tierra vivimos en un infierno.
La base de la sociedad es la familia. Familias restauradas como consecuencia tendremos una sociedad restaurada, familias descompuestas el resultado será una sociedad descompuesta.
Si los gobiernos humanos invirtieran en las familias no tendría que gastar dinero en construir cárceles o lugares de reclusión. 

Como lograr Familias muy Felices.
1. Sometiéndose Mutuamente.  5: 21“Someteos unos a otros en el temor de Dios.” someterse no es subyugarse el uno al otro, el estar sometido es no tratar de ganarle al otro o ceder de manera voluntaria a algunos privilegios con el fin de obtener un propósito en común.  En una guerra nadie sale ganador todos pierden.
1.1. La Mujer piense que se está sometiendo a Dios. 5: 22 “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor;” el pensar que estamos haciendo las cosas como para Dios nos permite hacerla bien. Colosenses 3: 23 “Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres
1.2. La Fusión del Hombre es ser Guía. La cabeza no está para dominar esta para orientar. 5: 23 “porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador.” del hombre depende la buena dirección que pueda tomar la familia.
2. Debe Haber Amor. 5: 25 a “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia,” el amor se manifiesta a través de la entrega. 5: 25 b “y se entregó a sí mismo por ella,” Jesús dio su vida por la iglesia, tu que estás dispuesto o dispuesta a dar para lograr que tu familia sea feliz. Estas dispuesto a dejar el mal genio, la gritería, las diferentes adicciones. Etc.
3. Amarse a sí  mismo. 5: 28 “Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama.” solo cuando nos amamos a nosotros mismos somos capaces de amar a los demás. Si tus luchas por vivir bien vivirán bien los que están a tu lado. Si tú eres feliz los demás también lo serán.
Hay muchas personas que son infelices y se casan para ser felices el problema es que si tú eres infeliz harás al otro también infeliz. Cuando un infeliz se une a otro infeliz el resultado siempre será dos infelices. Si tú eres feliz y te unes a otro feliz entonces como resultado tendremos una pareja muy feliz.
4. No permitiendo Interferencias. 5: 31 “Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne.” el único tercero que se admite en una pareja es Cristo. Los dos miembros de la pareja deben dejar la dependencia de sus familias para poder dar comienzo a una nueva.
5. Debemos inculcar en nuestros hijos la obediencia. Efesios 6: 1 “Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo.
6. Debemos honrar y enseñar honra a los padres. V 2 “Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa” en el afán de los padres querer ser amigos de sus hijos los mismos padres se han encargado de abolir la honra en sus hijos. Se amigó de tus hijos pero nunca dejes de ser padre.
7. Los Padres deben ejercer Disciplina. V 4 “Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.” disciplina no es maltratar, disciplina es enseñar o corregir con amor. El maltrato irrita a los hijos el amor los estimula a obedecer.
8. Debemos servir de corazón. V 6-7 “no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios; sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres,” en el hogar hay muchas cosas por hacer que si aprendemos a realizarlas en conjunto no solo se harán más rápido, también mantendremos la armonía familiar.
Es posible tener familias muy felices si dejamos que Cristo sea el centro de nuestra relación y además luchamos entre todos por lograrlo. El trabajo de mantener una familia muy feliz no es labor de uno es labor de todos.
>