viernes, 27 de enero de 2017

Es Hora de Volar. Deuteronomio 1.

Resultado de imagen para es hora de volarHoreb es el monte de Dios y podríamos decir y estamos seguros que estar en la presencia de nuestro padre celestial es maravilloso, estar al cuidado de nuestros padres puede resultar algo muy cómodo para nosotros los hijos.
Jehová quería que su pueblo fuera un pueblo especial aguerrido y conquistador y la verdad es que quedándose toda la vida escondidos en el monte no iba a ser posible. V 6 “Jehová nuestro Dios nos habló en Horeb, diciendo: Habéis estado bastante tiempo en este monte.
Los seres humanos por lo general confundimos proteger con sobreproteger.
Sobreproteger es hacerle todo lo que nuestros hijos tienen que hacer y de esta manera inutilizarnos de tal manera que por sí solos les es imposible valerse.
La mejor manera de hacer de nuestros hijos personas de éxito es enseñándoles a volar. Salir del nido no necesariamente es abandonar la casa, desde el interior de la casa pueden ser personas responsables de sí mismo.
Como Enseñar a volar a nuestros Hijos.
1. Dejándolos que enfrenten su situación. V 7 “Volveos e id al monte del amorreo y a todas sus comarcas, en el Arabá, en el monte, en los valles, en el Neguev, y junto a la costa del mar, a la tierra del cananeo, y al Líbano, hasta el gran río, el río Eufrates.” era necesario que el pueblo de Israel se enfrentara a sus enemigos. Si nuestros hijos no aprenden a responsabilizarse de sus actos siempre serán unos Mediocres.
2. Dejándolos que luchen por lo que quieren. V 8 “Mirad, yo os he entregado la tierra; entrad y poseed la tierra que Jehová juró a vuestros padres Abraham, Isaac y Jacob, que les daría a ellos y a su descendencia después de ellos.”  El adagio popular dice nadie valora lo que no le cuesta.
3. Haciéndoles entender que el camino al éxito es en Equipo. V 9 “En aquel tiempo yo os hablé diciendo: Yo solo no puedo llevaros.” Muchos exigen derechos de familia pero se olvidan que son familia cuando se trata de aportar.
4. Enseñándoles lo que tienen que hacer. V 18 “Os mandé, pues, en aquel tiempo, todo lo que habíais de hacer.” la única forma de que nuestros hijos hagan algo en la casa es si están seguros de lo que tienen que hacer.
5. Permitiéndoles que conozcan nuestras travesías. V 19 “Y salidos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que habéis visto, por el camino del monte del amorreo, como Jehová nuestro Dios nos lo mandó; y llegamos hasta Cades- barnea” si nuestros hijos saben que no siempre hemos tenido lo que hoy tenemos no solo lo van a valorar también serán agradecidos con Dios.
6. Motivándolos a que luchen por sus Ideales. V 21 “Mira, Jehová tu Dios te ha entregado la tierra; sube y toma posesión de ella, como Jehová el Dios de tus padres te ha dicho; no temas ni desmayes” cuando nuestros hijos no pueden hacer algo no debemos minimizarlos por eso,  antes por lo contrario debemos hacerles ver que si se esfuerzan podrán conseguir lo que quieren.
Es necesario evitar palabra que los ridiculizan o que los hacen sentir inferiores e incapaces, es mejor decirles: tú eres capaz, eres inteligente, solo te descuidaste un poco, vuelve a intentarlo. Etc.
7. Enseñándoles a depender de Dios más que de nosotros. V 30 “Jehová vuestro Dios, el cual va delante de vosotros, él peleará por vosotros, conforme a todas las cosas que hizo por vosotros en Egipto delante de vuestros ojos.” Nuestros hijos deben entender que no dependen de nosotros los padres, ni del dinero que puedan tener.
8. Recordándoles que si Dios no está con nosotros en vano es nuestro esfuerzo y preparación. V 42 “Y Jehová me dijo: Diles: No subáis, ni peleéis, pues no estoy entre vosotros; para que no seáis derrotados por vuestros enemigos.” Los títulos y el dinero no determinan nuestro éxito solo nos ayudan a mejorar, lo que determina el éxito en una persona es la presencia de Dios. Hay muchas personas con dos o tres títulos universitarios y están desempleados.
9. Entrenándolos para la Batalla. Salmos 144: 1 “Bendito sea Jehová, mi roca, Quien adiestra mis manos para la batalla, Y mis dedos para la guerra;

Nuestra labor de padres es mucho más que darles a nuestros hijos todo lo que ellos piden, nuestra labor de padres es entrenarlos y prepararlos para que puedan enfrentar sus batallas, la sobreprotección solo genera mediocridad y derrota.
>