miércoles, 19 de septiembre de 2018

El Verdadero Amor.


El verdadero amor es mucho más que tan solo un sentimiento de agrado frente a los buenos tratos de otra persona, muchos de nosotros decimos sentir amor por alguien tan solo porque con esa persona nos sentimos bien.
El verdadero Amor es incondicional, tiene buena comunicación y no juzga a la otra persona.
El verdadero amor nos lleva a luchar por hacernos felices de manera mutua. Aunque la verdadera felicidad no depende de los demás.
Dios nos ama con amor eterno es decir con un amor que dura para siempre pero nosotros a esto le podríamos llamar Amor de Verdad.  V 3 “Jehová se manifestó a mí hace ya mucho tiempo, diciendo: Con amor eterno te he amado” Nosotros cuando nos casamos juramos amarnos hasta que la muerte nos separe es decir amor eterno.
El problema de nuestro amor eterno es que cuando llegan las dificultades o los malos entendidos se nos olvida el amor eterno y lo primero que pensamos es en dejar a esa persona.
El verdadero amor no está condicionado por el amor del otro, muchos decimos que amamos a los demás siempre y cuando ellos nos amen a nosotros de la misma forma como nosotros lo hacemos.
Que causa el verdadero amor.
1. Misericordia. V 3 b “; por tanto, te prolongué mi misericordia.” misericordia es la capacidad de perdonar a alguien que merece castigo. Una persona que no perdona es una persona que tiene problemas con el amor.
2. Edificamos es decir ayudamos a construir la vida de los demás. V 4 a “Aún te edificaré, y serás edificada, oh virgen de Israel.” Las personas a quienes amamos deben sentir que al estar con nosotros su vida avanza, crece y se desarrolla.
Deberíamos preguntarnos por un momento las personas a quienes amamos si viven mejor desde que están con nosotros o su vida cada día es peor por nuestra causa.
3. Pensamos en hermosear y nos sentimos hermosos cuando sabemos que nos aman. Sobre todo cuando el que nos ama es Jehová. V 4 b “todavía serás adornada con tus panderos, y saldrás en alegres danzas” el verdadero amor hermosea la vida de los demás y aun nuestra propia vida.
4. Disfrutamos de lo que hacemos. V 5 “Aún plantarás viñas en los montes de Samaria; plantarán los que plantan, y disfrutarán de ellas.” una persona enamorada o que se siente amada rinde en todo lo que hace y lo disfruta.
5. Alegría de estar junto a los que nos aman y amamos. V 6-7 “Porque habrá día en que clamarán los guardas en el monte de Efraín: Levantaos, y subamos a Sion, a Jehová nuestro Dios. Porque así ha dicho Jehová: Regocijaos en Jacob con alegría, y dad voces de júbilo a la cabeza de naciones; haced oír, alabad, y decid: Oh Jehová, salva a tu pueblo, el remanente de Israel.” solo el saber del amor de Jehová nos hace congregar para deleitarnos de su presencia.
Las personas que se congregan, ayunan y oran solo para pedir milagros por lo general no disfrutan de lo que hacen. El tiempo de congregarse, la oración o el ayuno se les hace eterno ya que lo hacen por necesidad y no por amor. El dar no solo se refiere a dinero. También podemos dar tiempo y amor. 2 Corintios 9: 7 “Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre.
6. La tristeza se torna en alegría. V 13 “Entonces la virgen se alegrará en la danza, los jóvenes y los viejos juntamente; y cambiaré su lloro en gozo, y los consolaré, y los alegraré de su dolor.” el amor hace que podamos soportar los malos momentos con alegría. El enfrentar los problemas con alegría hace que podamos ver no solo problemas, también vemos la solución.
7. Somos capaces de dar otra oportunidad a quienes nos han fallado. V 31-32 “He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.
Cuando conocemos a Jesucristo o dejamos que el more en nuestro corazón lo primero que surge en nosotros es la capacidad de amar y de dejarse amar. Dios es amor y quien no ama su cristianismo puede estar en duda. 1 Juan 4: 8 “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
El amar y dejarse amar es maravilloso. El amor hace que una persona se sienta como nueva y con mejores fuerzas. No te niegues a amar y dejarte amar.
El verdadero amor es mucho más que tan solo un sentimiento de agrado frente a los buenos tratos de otra persona, muchos de nosotros decimos sentir amor por alguien tan solo porque con esa persona nos sentimos bien.

 
>